: Es alta la proporción de bebés nacidos con Sífilis y Chagas

Datos de un programa oficial del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires
Es alta la proporción de bebés nacidos con Sífilis y Chagas.

En tres meses se registraron 48 casos neonatales entre ambas infecciones:

  • Las enfermedades se transmiten por vía materna.
  • Falta adecuado seguimiento del embarazo.
  • Se ofrecen tratamiento y medicación gratuitos al grupo familiar

Los primeros datos sobre la detección de Sífilis y Chagas congénitos en recién nacidos porteños no son muy alentadores.
"Entre diciembre de 2002 y febrero de 2003 nacieron 44 bebés con Sífilis y 4 con Chagas en 12 maternidades públicas de la ciudad. En comparación con otras enfermedades posibles en el neonato, son cifras muy altas. Pensamos que no es que aumentaron, sino que no se veían. Quizá no sea la manera más elegante de decirlo, pero es como encontrar la basura debajo de la alfombra", sintetiza el doctor Héctor J. Berzel, Director General de Coordinación de Redes de Salud de la Secretaría de Salud del Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.
Desde octubre de 2000, la oficina a su cargo puso a punto el Programa de Pesquisa Neonatal (PPN) en hospitales públicos porteños, que de hecho ya funcionaba, pero a menos de la mitad de su potencial. "Ahora -explica Berzel- se cumplen las disposiciones oficiales acerca de la detección de las dos enfermedades metabólicas más frecuentes en el recién nacido: el hipotiroidismo congénito (1 en 2000/2500 nacimientos) y la fenilcetonuria (1 en 10.000/20.000 nacimientos), que si no se tratan producen retardo mental severo. A partir de 2002 incorporamos la detección de fibrosis quística (1 en 2000 nacidos), además de Chagas y Sífilis. En todos los casos se hace el seguimiento de los diagnosticados y se les provee gratuitamente del tratamiento."
Berzel agrega que este programa rige en la ciudad de Buenos Aires y debe cumplirse tanto en el nivel público como en el privado, pero que ignora qué ocurre en el resto del país.
El funcionario indica que los datos sobre Chagas y Sífilis "son preliminares porque forman parte de un relevamiento parcial. Pero de 7221 nacimientos en 12 maternidades públicas, entre diciembre de 2002 y febrero de 2003, hubo 266 parturientas con Chagas y 64 con Sífilis, es decir, el 3,7 y el 1,1% de las gestantes. Al ser enfermedades infecciosas, hay riesgo de que las transmitan a sus hijos".
Para la doctora Sara Eichenbaun, coordinadora del PPN, "en ambos casos la cantidad de Sífilis y Chagas supera largamente la del hipotiroidismo congénito, la más frecuente de las enfermedades metabólicas congénitas. La cantidad de Sífilis neonatal, por ejemplo, es enorme. Y no es una enfermedad menos grave que otras. La ventaja es que se la puede tratar y curar con penicilina. Siempre y cuando, claro está, se la detecte..."
Como infección de transmisión sexual, la Sífilis congénita en el bebé indica que su madre está infectada. Lo mismo ocurre cuando el chiquito nace con Chagas: es hijo de una mujer positiva. "Hasta hace un tiempo -dice Eichenbaun- se negaba la existencia del mal de Chagas en la ciudad. Pero desde la década del '90 en adelante hubo mucha migración interna y de países vecinos."
Entre los datos del monitoreo, el hospital con más casos de Sífilis fue el Fernández, ubicado en una zona de alto nivel económico. Tampoco fue menor la proporción de casos de Chagas, si se tiene en cuenta que en el Fernández hubo una cantidad levemente inferior que en hospitales como el Penna, el Santojanni o el Piñero, de zonas menos favorecidas.

Una de cal, otra de arena
Eichenbaun y Berzel dicen que además de la posibilidad de tratamiento de la madre y el hijo, el PPN brinda otra oportunidad: la de tratar al resto de la descendencia, que probablemente tampoco esté diagnosticado ni reciba tratamiento.
"Por ejemplo -cita la funcionaria-, de las 266 madres chagásicas la enfermedad se transmitió en cuatro casos, pero también tenemos 19 hermanitos en estudio."
En el caso de Sífilis congénita, los especialistas dijeron que hay 20 bebés en seguimiento, además de los que tuvieron diagnóstico positivo.
"Es una infección de la que se curan al mismo tiempo la mamá y el niño, con penicilina", dijeron. Si la enfermedad no se trata, causa, con el tiempo, grave impacto en el nivel óseo y en el neurológico.
En cuanto al Chagas, el bebé infectado recibe medicación específica para combatirlo. El Chagas es la primera endemia de la Argentina y puede curarse si se trata en sus estadios iniciales. En fases avanzadas produce daños irreparables en el nivel gástrico y en el cardíaco, aunque en nuestro país es más frecuente el impacto cardiovascular.
El doctor Berzel admite que una herramienta fundamental para disminuir la transmisión vertical de infecciones es el adecuado control del embarazo.
"Lo más probable es que estas mujeres que fueron diagnosticadas con Chagas o Sífilis en el momento de parir no hayan controlado su gestación -dice el funcionario-. Por eso una de nuestras metas principales es que puedan realizarse análisis y ecografías en centros de salud barriales, para facilitar el acceso de las mujeres con dificultades en llegar al hospital y así cumplir al menos con 3 ó4 visitas antes del parto."
Por Gabriela Navarra
De la Redacción de LA NACION - 13/06/2003


Historias informatizadas
¿Por qué un emprendimiento oficial, como el Programa de Pesquisa Neonatal, no hizo posible que los datos de madres y neonatos obtenidos estuvieran completos?
"Porque todavía no pusimos en marcha el sistema informático perinatal, que fue donado al Gobierno de la Ciudad por el Centro Latinoamericano de Perinatología (Clap), una institución muy prestigiosa en su tipo -responde Berzel-. Esta herramienta nos permitirá disponer de historias clínicas unificadas. El Programa de Pesquisa Neonatal ya ha provisto a cada hospital con maternidad (11 en total) y a la maternidad Sardá de una computadora de última generación adaptada para la tarea. Hicimos una prueba para comprobar el funcionamiento del sistema, pero encontramos algunas dificultades y por eso en pocos días más estará instalado el soft con las modificaciones necesarias y podremos tener los datos al momento."
El funcionario agrega que para llevar adelante este proyecto trabajaron juntas la dirección a su cargo y el Departamento Materno-Infantil de la Ciudad de Buenos Aires, a cargo de la doctora Emilse Cassinelli.
"El sistema funciona a través de varios módulos -indica Berzel-. Algunos datos tienen que llenarse en la maternidad, otros en neonatología y otros en los centros de salud. El año anterior estuvimos preparando al personal de salud, incluyendo especialmente a los obstetras y las parteras, a través de talleres y cursos de formación. En cada hospital con maternidad y obviamente en la Sardá se crearon grupos encargados de la carga de datos que ahora, a diferencia de lo que ocurrió hasta este momento, serán los mismos para cada caso y estarán unificados en una sola historia clínica, informatizada."

Powered by Delosantos